domingo, 11 de diciembre de 2011

LECTURA MISIONERA DE LA BIBLIA, MOISÉS (1)

TEXTO BÍBLICO (Éxodo 1,8-2,10)

8 Asumió el poder en Egipto un nuevo rey, que no había conocido a José. 9 Él dijo a su pueblo: “El pueblo de los israelitas es más numeroso y fuerte que nosotros. 10 Es preciso tomar precauciones contra él, para impedir que siga multiplicándose. De lo contrario, en caso de guerra se pondrá de parte de nuestros enemigos, combatirá contra nosotros y se irá del país”. 11 Entonces los egipcios pusieron a Israel a las órdenes de capataces, para que lo oprimieran con trabajos forzados. Así Israel construyó para el Faraón las ciudades de almacenamiento de Pitóm y Ramsés. 12 Pero a medida que aumentaba la opresión, más se multiplicaba y más se expandía. Esto hizo que la presencia de los israelitas se convirtiera en un motivo de inquietud.

Por eso, los egipcios redujeron a los israelitas a la condición de esclavos, 14 y les hicieron insoportable la vida, forzándolos a realizar trabajos extenuantes: la preparación de la arcilla, la fabricación de ladrillos y toda clase de tareas agrícolas.

15 Además, el rey de Egipto se dirigió a las parteras de las mujeres hebreas –una de ellas se llamaba Sifrá y la otra Puá– 16 y les ordenó: “Cuando asistan durante el parto a las mujeres hebreas, observen bien el sexo del recién nacido: si es un varón, mátenlo, y si es una niña, déjenla vivir”. 17 Pero las parteras tuvieron temor de Dios, y en lugar de acatar la orden que les había dado el rey de Egipto, dejaban con vida a los varones. 18 El rey las mandó llamar y les preguntó: “¿Por qué han obrado así y han dejado con vida a los varones?”. 19 Ellas le respondieron: “Porque las mujeres hebreas no son como las egipcias: tienen mucha vitalidad, y antes que llegue la partera, ya han dado a luz”. 20 Por eso Dios fue bondadoso con las parteras. El pueblo creció cada vez más y se hizo muy poderoso, 21 y como ellas habían obrado con temor de Dios, él les concedió una familia numerosa. 22 Entonces el Faraón dio esta orden a su pueblo: “Arrojen al Nilo a todos los varones recién nacidos, pero dejen con vida a las niñas”.

2 1 Un hombre de la familia de Leví se casó con la hija de un levita. 2 La mujer concibió y dio a luz un hijo; y viendo que era muy hermoso, lo mantuvo escondido durante tres meses. 3 Cuando ya no pudo ocultarlo más tiempo, tomó una cesta de papiro y la impermeabilizó con betún y pez. Después puso en ella al niño y la dejó entre los juncos, a orillas del Nilo. 4 Pero la hermana del niño se quedó a una cierta distancia, para ver qué le sucedería.

5 La hija del Faraón bajó al Nilo para bañarse, mientras sus doncellas se paseaban por la ribera. Al ver la cesta en medio de los juncos, mandó a su esclava que fuera a recogerla. 6 La abrió, y vio al niño que estaba llorando; y llena de compasión, exclamó: “Seguramente es un niño de los hebreos”.

7 Entonces la hermana del niño dijo a la hija del Faraón: “¿Quieres que vaya a buscarte entre las hebreas una nodriza para que te lo críe?”. 8 “Sí”, le respondió la hija del Faraón. La jovencita fue a llamar a la madre del niño, 9 y la hija del Faraón le dijo: “Llévate a este niño y críamelo; yo te lo voy a retribuir”. La mujer lo tomó consigo y lo crió; 10 y cuando el niño creció, lo entregó a la hija del Faraón, que lo trató como a un hijo y le puso el nombre de Moisés, diciendo: “Sí, yo lo saqué de las aguas”.

COMENTARIO BÍBLICO

El nuevo faraón que no sabía nada de José podría ser Seti I, que fue quien trasladó el trono real desde Tebas, en el Alto Egipto, al delta del Nilo, y eso hizo necesario un amplio programa de construcciones. Las excavaciones realizadas en la antigua Pitom indican la probabilidad de que esa construcción fuese realizada en trabajos forzados.

El relato de las comadronas sirve para poner de relieve el cuidado providencial de Dios sobre su pueblo, un tema que llena todo el libro del Éxodo. Los nombres de las comadronas son semitas, luego no eran egipcias.

Al texto bíblico aquí escrito se le han ido añadiendo otras tradiciones posteriores según las cuales la hija del faraón tuvo que sacar personalmente a Moisés del río ya que las criadas se negaron a desobedecer el edicto del monarca.

El versículo 2,10 presenta la etimología popular del nombre “Moisés”, que significaría “sacar”. Sin embargo los autores modernos están convencidos de que el nombre “Moisés” es de origen egipcio y solo conserva una parte de su totalidad porque la tradición judía le habría quitado lo más específicamente egipcio. El término egipcio “Mose” significa “ha nacido”.

El Antiguo Testamento no habla de la educación de Moisés, pero se puede suponer que en aquella época los jóvenes cortesanos aprendían la escritura jeroglífica, la hierática y la cuneiforme de las naciones vecinas (hititas, asiro-babilonios…).


COMENTARIO MISIONERO

Este texto tiene gran actualidad por una doble esclavitud en la que nos movemos: la esclavitud a la que nos reducen los poderosos y nuestro estilo de vida, y por otra las esclavitudes que siguen existiendo en nuestro mundo. Vamos por partes.

Falta de democracia: el que manda juega con la vida de los demás. Los poderosos nos reducen a esclavos del poder, del dinero, del orden establecido, de la fama… haciéndonos cada vez más apáticos. Quieren que nos quedemos quietos, que no reaccionemos, ni ante nuestras esclavitudes ni ante las esclavitudes de nuestro mundo. Hilos del poder y de un estilo de vida determinado que nos atan. Tenemos más miedos porque tenemos más cosas: las cosas hacen que tengamos miedo a perderlas. ¡Cuántas opresiones están provocadas por miedo! El miedo hace inventar un futuro amenazador, hace ver enemigos por todas partes. Viene perfecta la canción de Nach “El tiempo del miedo”: http://www.youtube.com/watch?v=ft8Ty9QNl5s

Estamos embarcados en un estilo de vida en la que necesitamos tantas cosas que ya no miramos más allá ni vemos lo que pasa en el resto del mundo, por ejemplo la venta de armas en el Cuerno de África a pesar de la hambruna (CONFER ha preparado un material muy interesante sobre este tema). Sigue habiendo situaciones de esclavitud en nuestro mundo.

¿Diferencia entre estas dos esclavitudes? Nosotros podemos salir por convencimiento, por lucidez de miras, por búsqueda de otros horizontes… En definitiva, por nuestra libertad. Si permanecemos en la esclavitud es porque queremos. A ellos sin embargo les viene impuesta.

¿Es posible el cambio? Sí, no perdemos la esperanza, pero sabemos que son cambios desde la base, desde la educación y a largo plazo. Educar a un hijo es una gran responsabilidad. Educar en la libertad, apreciando lo que se tiene.

Entre tanto, en el texto son las mujeres las que alientan esa esperanza con su manifiesta desobediencia a las leyes del faraón. Incluso su propia hija se permite desobedecer y hacer entrar en la misma casa del faraón a un hebreo que posteriormente cambiará la situación: el sistema se cambia por el mismo sistema.

Las mujeres desobedecen porque en general las mujeres hacen lo que les da la gana… Más en serio, estas mujeres desobedecen al ver surgir la vida: ante la vida optan por ella. Sensibilidad distinta de la mujer, que es capaz de proteger la vida aun a costa de desobedecer a un mandato casi sagrado del faraón.

En las sociedades tradicionales la familia se mantiene gracias al trabajo poco reconocido e infravalorado de la mujer. En general, la que mantiene unida a la familia es la madre.

En el África tradicional, las mujeres no iban a la guerra y no mataban, por eso la amenaza eran los varones.

Claro paralelismo entre el nacimiento de Moisés y el de Jesús: ambos amenazados al poco de nacer, ambos salvados en medio de otros muchos de su generación que murieron. Incluso la familia de Jesús huye a Egipto, tierra de Moisés.

Mano de Dios clara en este proceso, pero curiosamente en un texto en el que se le menciona poco, solo aparece mencionado indirectamente por el temor de Dios de las parteras. A veces no hace falta mencionar su presencia para que esté, y en este proceso de esclavitud en que durante años parece que lo que cabe soportar es solo su ausencia y su silencio, Él va labrando un futuro para ese pueblo a través de la fe y de la apuesta por la vida de algunas personas.

La película “El príncipe de Egipto” va a subrayar esa ruptura afectiva que surge en Moisés al haber sido criado con el hijo del faraón (futuro faraón) y ser por tanto amigo suyo, pero al tener que romper con él y enfrentarse en su camino de liberación.

domingo, 6 de noviembre de 2011

LECTURA MISIONERA DE LA BIBLIA. HISTORIA DE JOSÉ Y SUS HERMANOS (2)

José ha sido vendido a los egipcios. Tras muchas vicisitudes y pasar por la cárcel, su capacidad para interpretar sueños y prever así siete años de abundancia que precederán a siete años de escasez le hace ser nombrado visir del Faraón.

TEXTO BÍBLICO (Génesis 42-46)

42 Cuando Jacob se enteró de que en Egipto vendían cereales, dijo a sus hijos: “He oído que en Egipto venden cereales. Id allí y comprad algo para nosotros. Así podremos sobrevivir y no moriremos”. 3 Entonces, diez de los hermanos de José bajaron a Egipto para abastecerse de cereales; 4 pero Jacob no dejó que Benjamín, el hermano de José fuera con ellos, por temor a que le sucediera una desgracia. 5 Así llegaron los hijos de Israel en medio de otra gente que también iba a procurarse víveres, porque en Canaán se pasaba hambre.

6 José tenía plenos poderes sobre el país y distribuía raciones a toda la población. Sus hermanos se presentaron ante él y se postraron con el rostro en tierra. 7 Al verlos, él los reconoció en seguida, pero los trató como si fueran extraños y les habló duramente. “¿De dónde venís?”, les preguntó. Ellos respondieron: “Venimos de Canaán para abastecernos de víveres”. Entonces José les dijo: “Vosotros sois espías, y habéis venido a observar las zonas desguarnecidas del país”. 17 E inmediatamente, los puso bajo custodia durante tres días.

18 Al tercer día, José les dijo: 19 “Para probar que sois sinceros, uno de vuestros hermanos quedará como rehén en la prisión donde estáis bajo custodia, mientras el resto llevará los víveres, para aliviar el hambre de vuestras familias. 20 Después me traeréis a vuestro hermano menor. Así se pondrá de manifiesto que habéis dicho la verdad y no moriréis”. Ellos estuvieron de acuerdo.

21 Pero en seguida comenzaron a decirse unos a otros: “¡Verdaderamente estamos expiando lo que hicimos contra nuestro hermano! Porque nosotros vimos su angustia cuando nos pedía que tuviéramos compasión, y no quisimos escucharlo. Por eso nos sucede esta desgracia”. 22 Rubén les respondió: “¿Acaso no os advertí que no cometierais ese delito contra el muchacho? Pero no quisisteis hacer caso, y ahora se nos pide cuenta de su sangre”. 23 Ellos ignoraban que José los entendía, porque antes habían hablado por medio de un intérprete. 24 José se alejó de ellos para llorar; y cuando estuvo en condiciones de hablarles nuevamente, separó a Simeón y ordenó que lo ataran a la vista de todos. 25 Después José mandó que les llenaran las bolsas con trigo y que repusieran el dinero en la bolsa de cada uno. También ordenó que les entregaran provisiones para el camino. Así se hizo. 26 Ellos cargaron sus asnos con los víveres y partieron.

43 1 El hambre continuaba asolando el país. 2 Y cuando se agotaron los víveres que habían traído de Egipto, su padre les dijo: “Regresad a Egipto a comprarnos un poco de comida”. 3 Pero Judá le respondió: “Aquel hombre nos advirtió expresamente que no nos presentáramos delante de él, si nuestro hermano no nos acompañaba. 4 Si tú dejas partir a nuestro hermano con nosotros, bajaremos a comprarte comida; 5 pero si no lo dejas, no podremos ir, porque el hombre nos dijo: ‘No vengan a verme si su hermano no los acompaña’”. 11 “Ya que tiene que ser así, continuó diciendo Israel, haced lo siguiente: Poned en vuestros equipajes los mejores productos del país, y regalad a aquel hombre un poco de bálsamo y un poco de miel, goma tragacanto, mirra, nueces y almendras. 12 Tomad además una doble cantidad de dinero, porque tendréis que restituir la suma que os pusieron junto a la abertura de la bolsa. Tal vez se trate de una equivocación. 13 Llevad también a vuestro hermano, y volved cuanto antes a ver a ese hombre. 14 Que el Dios Todopoderoso lo mueva a compadecerse de vosotros, y él os permita traer a vuestro hermano, lo mismo que a Benjamín. Yo, por mi parte, si tengo que verme privado de mis hijos, estoy dispuesto a soportarlo”.

15 Ellos recogieron los regalos, tomaron una doble cantidad de dinero, y bajaron a Egipto llevándose a Benjamín. En seguida fueron a presentarse delante de José, 16 y cuando este vio que venían con Benjamín, dijo a su mayordomo: “Lleva a estos hombres a casa. Mata un animal y prepáralo, porque hoy al mediodía comerán conmigo”. 24 El mayordomo introdujo a los hombres en la casa de José, les trajo agua para que se lavaran los pies y les dio pasto para los animales. 25 Ellos prepararon los regalos, esperando la llegada de José al mediodía, porque ya les había avisado que comería allí.

26 Cuando José entró en la casa, le presentaron los regalos que traían y se postraron ante él con el rostro en tierra. 27 José los saludó y les dijo: “El anciano padre de que me hablasteis, ¿vive todavía? ¿Cómo está?”. 28 “Nuestro padre, tu servidor, vive todavía y goza de buena salud”, le respondieron; e inclinándose, se postraron. 29 Al levantar los ojos, José vio a Benjamín, el hijo de su misma madre, y preguntó: “¿Es este el hermano menor de que me habéis hablado?”. Y añadió: “Que Dios te favorezca, hijo mío”.

30 José salió precipitadamente porque se conmovió a la vista de su hermano y no podía contener las lágrimas. Entró en una habitación y lloró. 31 Después se lavó la cara, volvió y, tratando de dominarse, ordenó que sirvieran la comida.

44 1 Después José dio a su mayordomo esta orden: “Llena de víveres las bolsas de estos hombres, hasta que estén bien repletas, y antes de cerrarlas, coloca en ellas el dinero de cada uno. 2 En la bolsa del más joven, además del dinero que pagó por su ración, pondrás también mi copa de plata”. El mayordomo hizo lo que José le había indicado, 3 y al día siguiente, apenas amaneció, hicieron salir a los hombres con sus asnos. 4 Ellos salieron de la ciudad, y cuando todavía no se habían alejado, José dijo a su mayordomo: “Corre ahora mismo detrás de esos hombres, y apenas los alcances, les dirás: ‘¿Por qué devolvéis mal por bien, y por qué me habéis robado la copa de plata? 5 Esa es la copa que mi señor usa para beber y con la que consulta los presagios. Os habéis comportado pésimamente’”.

6 Apenas los alcanzó, el mayordomo les repitió estas palabras. 7 Pero ellos respondieron: 9 “Si la copa se llega a encontrar en poder de alguno de nosotros, el que la tenga morirá, y todos los demás seremos tus esclavos”. 10 “Está bien, respondió, que sea como decís, pero mi esclavo será únicamente aquel en cuyo poder se encuentre la copa. Los demás quedarán libres de todo cargo”. 11 Entonces ellos se apresuraron a bajar sus bolsas, y cada uno abrió la suya. 12 El mayordomo las registró, empezando por la del mayor y terminando por la del menor, y la copa fue hallada en la bolsa de Benjamín. 13 Al ver esto, ellos rasgaron sus vestiduras; luego volvieron a cargar sus asnos y regresaron a la ciudad.

14 Cuando Judá y sus hermanos entraron en la casa de José, este todavía se encontraba allí. Ellos se postraron ante él con el rostro en tierra, 15 y entonces José les preguntó: “¿Qué manera de proceder es esta? ¿Acaso ignorabais que un hombre como yo sabe recurrir a la adivinación?”. 16 Judá respondió: “¿Qué podemos decirte, señor? ¿Qué excusa podemos alegar, o cómo vamos a probar nuestra inocencia? Es Dios el que ha puesto al descubierto nuestra maldad. Aquí nos tienes: somos tus esclavos, tanto nosotros como aquel en cuyo poder estaba la copa”. 17 Pero José replicó: “¡Lejos de mí obrar de ese modo! Mi esclavo será solamente el que tenía la copa. Los demás podréis regresar tranquilamente a la casa de vuestro padre”.

18 Judá se acercó para decirle: “Yo me he hecho responsable de Benjamín ante mi padre, diciendo: ‘Si no te lo devuelvo sano y salvo, seré culpable ante ti todo el resto de mi vida’. 33 Por eso, deja que yo me quede como esclavo tuyo en lugar del muchacho, y que él se vuelva con sus hermanos. 34 ¿Cómo podré regresar si el muchacho no me acompaña? Yo no quiero ver la desgracia que caerá sobre mi padre”.

45 1 José ya no podía contener su emoción en presencia de la gente que lo asistía, y exclamó: “Haced salir de aquí a toda la gente”. Así, nadie permaneció con él mientras se daba a conocer a sus hermanos. 3 José dijo a sus hermanos: “Yo soy José. ¿Es verdad que mi padre vive todavía?”. Pero ellos no pudieron responderle, porque al verlo se habían quedado pasmados. 4 Entonces José volvió a decir a sus hermanos: “Acercaos un poco más”. Y cuando ellos se acercaron, añadió: “Sí, yo soy José, vuestro hermano, el mismo que vendisteis a los egipcios. 5 Ahora no os aflijáis ni sintáis remordimiento por haberme vendido. En realidad, ha sido Dios el que me envió aquí delante de vosotros para preservaros la vida. 6 Porque ya hace dos años que hay hambre en esta región, y en los próximos cinco años tampoco se recogerán cosechas de los cultivos. 7 Por eso Dios hizo que yo os precediera para dejaros un resto en la tierra y salvaros la vida, librándoos de una manera extraordinaria. 8 Ha sido Dios, y no vosotros, el que me envió aquí y me constituyó padre del Faraón, señor de todo su palacio y gobernador de Egipto. 9 Volved cuanto antes a la casa de mi padre y decidle: ‘Así habla tu hijo José: Dios me ha constituido señor de todo Egipto. Ven ahora mismo a reunirte conmigo. 10 Tú vivirás en la región de Gosen, y estarás cerca de mí, junto con tus hijos y tus nietos, tus ovejas y tus vacas, y con todo lo que te pertenece. 11 Yo proveeré a tu subsistencia, porque el hambre durará todavía cinco años. De esa manera, ni tú ni tu familia ni nada de lo que te pertenece, pasarán necesidad’. 12 Vosotros sois testigos, como lo es también mi hermano Benjamín, de que soy yo mismo el que os dice esto. 13 Informad a mi padre del alto cargo que ocupo en Egipto y de todo lo que habéis visto. Y traedlo aquí lo antes posible”. 14 Luego estrechó entre sus brazos a su hermano Benjamín y se puso a llorar. También Benjamín lloró abrazado a él. 15 Después besó a todos sus hermanos y lloró mientras los abrazaba. Sólo entonces, sus hermanos atinaron a hablar con él.

21 José les dio unos carros y les entregó provisiones para el camino. 22 Además, dio a cada uno de ellos un vestido nuevo, y a Benjamín le entregó trescientas monedas de plata y varios vestidos nuevos. 23 También envió a su padre diez asnos cargados con los mejores productos de Egipto, y diez asnas cargadas de cereales, de pan y de víveres para el viaje. 25 Ellos salieron de Egipto y llegaron a la tierra de Canaán, donde se encontraba su padre Jacob. 26 Cuando le anunciaron que José estaba vivo y era el gobernador de todo Egipto, Jacob no se conmovió, porque no les podía creer. 27 Entonces le repitieron todo lo que les había dicho José y, al ver los carros que le había enviado para transportarlo, su espíritu revivió. 28 Israel exclamó: “Ya es suficiente. ¡Mi hijo José vive todavía! Tengo que ir a verlo antes de morir”.

46 5 Los hijos de Israel hicieron subir a su padre, junto con sus hijos y sus mujeres, en los carros que el Faraón había enviado para trasladarlos. 6 Ellos se llevaron también su ganado y las posesiones que habían adquirido en Canaán. Así llegaron a Egipto, Jacob y toda su familia 7 –sus hijos y sus nietos, sus hijas y sus nietas– porque él había llevado consigo a todos sus descendientes.

Apenas Israel apareció ante José, él lo estrechó entre sus brazos, y lloró un largo rato, abrazado a su padre. 30 Entonces Israel dijo a José: “Ahora sí que puedo morir, porque he vuelto a ver tu rostro y que vives todavía”.

COMENTARIO BÍBLICO

En este texto se pueden intuir varias tradiciones orales que se han ido conjuntando. Por eso hay lagunas, omisiones, repeticiones…

Las hambrunas eran frecuentes en la región mediterránea y Egipto era conocido por su posibilidad de procurar ayuda.

La acusación de espionaje por parte de José está en consonancia con el tradicional temor de Egipto frente a una infiltración enemiga por la frontera del Nordeste, la más vulnerable.

La angustia de los hermanos ante la situación que están viviendo recuerda la angustia que ellos hicieron padecer a José y los hace conscientes de su culpa. Este es el primer signo del cambio que José intentará producir en ellos.

José les devuelve secretamente el dinero pagado por el grano como gesto de amor, a pesar de su rudeza externa.

Los hermanos presentan ante José una actitud humilde, casi servil. Y sorprenden las atenciones bondadosas, incluso paternales, de José, como la invitación a comer. El comer en mesas separadas forma parte de la costumbre egipcia, lo mismo que el simbolismo del número cinco.

En el capítulo 44, José tiene el poder de ejecutar un cruel destino para los hermanos mientras que Judá muestra un espíritu de penitencia que le lleva a descender a las profundidades de su conciencia y a proclamar su confesión. Los hermanos saben que son inocentes y por eso pronuncian una maldición sobre sí mismos que el mayordomo, al tanto de lo que sucede, transforma en esclavitud para el culpable. Sin embargo los hermanos se muestran esta vez unidos y todos quieren sufrir el mismo castigo, y cuando esta propuesta falla Judá quiere sustituir en el castigo a Benjamín. Al parecer, la amable negativa de José a aceptar ese castigo colectivo (y también el de Judá) quiere ser la prueba final de que se les ha cambiado por completo el corazón.

Benjamín es objeto de especial atención en todo el relato por ser hijo de la misma madre que José y el último de los hijos de Jacob. No dice nada en todo el texto y se podría pensar que se trata de un niño aunque según las referencias cronológicas podría tener ya más de 30 años.

Los hechos dramáticos de este relato y las pasiones humanas en ellos implicadas van a ser instrumentos de la providencia divina. Aunque sus hermanos habían vendido a José y así fue llevado a Egipto, en realidad José fue enviado por Dios.

La copa de plata era un objeto sagrado empleado para la adivinación.

Las prisas de José por ver a su padre se explican por el tiempo pasado pero también por la avanzada edad de Jacob.

La región de Gosen está situada en la parte nordeste del delta del Nilo y es por tanto una zona fértil.

Los hermanos salen en busca de su padre acompañados por la generosidad de José que esta vez no tiene segundas intenciones.

El encuentro final entre Jacob y José utiliza el verbo “aparecer” que la Biblia emplea para las apariciones de Dios.

COMENTARIO MISIONERO

El libro del Génesis parece sencillo, pero tiene mucho fondo. Y además, seguimos necesitando leer el Antiguo Testamento desde Jesús. José, como Jesús, tiene un mensaje que transmitir.

Parece un cuento con final feliz, pero hay mucho contenido. La lección que José trama para sus hermanos y los obstáculos que les presenta sirven para hacerles conscientes de lo que hicieron. Sí hay perdón, pero no ofrecido así, sin más, sino tras la necesidad de reflexionar y de aprender la lección. Al final, todo se arregla.

Los hermanos se arrepienten por lo que hicieron a José. Es más, esta vez sí se presentan unidos y solidarios entre ellos (lo que no hicieron con José). José también sufre con todo lo que ha tramado, pero aunque se emociona y llora sigue con su plan.

Da la impresión que la fuerza mayor que empuja a José al perdón es su padre Jacob. No está presente ante él, como tampoco está presente ante nosotros el Padre cuando nos llega el momento de perdonar, pero el principal motor para nuestro perdón es sentirnos perdonados por Él.

A Jacob le toca sufrir la ausencia de su hijo preferido otra vez: ya le pasó con José y ahora le va a pasar con Benjamín.

Hay paralelismos entre José y Jesús: también Jesús, a pesar de verse abandonado por todos, se convierte en punto de unión, en aglutinador; también Jesús nos invita a compartir su mesa; también con Jesús nos damos cuenta que en nuestros sacos llevamos cosas que no nos corresponden, que no hemos puesto nosotros ahí y que en última instancia pertenecen a Otro… Incluso constatamos que el “pago” que damos por nuestra vida nos es devuelto, que recibimos mucho más de lo que damos.

La providencia divina hace que José haya llegado a Egipto. Así lo entiende el mismo José tras las muchas vueltas que ha dado su vida. Su presencia en Egipto no ha sido una casualidad, todo encaja porque un plan mayor se esconde detrás de lo que le va pasando. El mal no prevalece, ni es superior a nosotros. Al final, todo tiene sentido. Esto nos invita a la lectura creyente de la realidad y también de nuestra propia historia ¡Cuántas vueltas, cuántos caminos aparentemente torcidos, para que al final se manifieste la voluntad de Dios! Y nos damos cuenta que en ese camino no hemos estado solos, pero de esto nos damos cuenta echando la vista atrás: en el momento solo veíamos oscuridad.

Dios ha ido seleccionando personas para presentarnos lo que es su misericordia y compasión. Dios es Padre de todos nosotros. Dios perdona a todos sus hijos. Hay lecciones.

El hambre y las necesidades materiales siguen siendo motivo de migraciones. Cuantas personas libres han dejado sus tierras, su mundo, por hambre…

La historia da muchas vueltas: los hijos de Jacob, descendientes directos de Abraham y de su mujer, van a quedarse en la tierra de la mujer esclava de Abraham, donde después, anticipando la historia, ellos mismos serán esclavos.

lunes, 10 de octubre de 2011

LECTURA MISIONERA DE LA BIBLIA. HISTORIA DE JOSÉ Y SUS HERMANOS (1)

Por la extensión de este relato lo vamos a dividir en dos partes. Esta primera parte centrada en el odio de sus hermanos hacia José y su forma de deshacerse de él. La segunda parte será la continuación de la historia ya en Egipto. Excluimos de esta lectura misionera el tema de los sueños por razones de brevedad.

TEXTO BÍBLICO (Génesis 37)

3 Israel amaba a José más que a ningún otro de sus hijos, porque era el hijo de su vejez, y le mandó hacer una túnica de mangas largas. 4 Pero sus hermanos, al ver que lo amaba más que a ellos, le tomaron tal odio que ni siquiera podían dirigirle el saludo.

12 Un día, sus hermanos habían ido hasta Siquém para apacentar el rebaño de su padre. 13 Entonces Israel dijo a José: “Tus hermanos están con el rebaño en Siquém. Quiero que vayas a verlos”. “Está bien”, respondió él.

18 Ellos lo divisaron desde lejos, y antes que se acercara, ya se habían confabulado para darle muerte. 19 “Ahí viene ese soñador”, se dijeron unos a otros. 20 “¿Por qué no lo matamos y lo arrojamos en una de esas cisternas? Después diremos que lo devoró una fiera. ¡Veremos entonces en qué terminan sus sueños!”. 21 Pero Rubén, al oír esto, trató de salvarlo diciendo: “No atentemos contra su vida”. 22 Y agregó: “No derraméis sangre. Arrojadlo en esa cisterna que está allá afuera, en el desierto, pero no pongáis las manos sobre él”. En realidad, su intención era librarlo de sus manos y devolverlo a su padre sano y salvo. 23 Apenas José llegó al lugar donde estaban sus hermanos, estos lo despojaron de su túnica –la túnica de mangas largas que llevaba puesta–, 24 lo tomaron y lo arrojaron a la cisterna, que estaba completamente vacía. 25 Luego se sentaron a comer.

De pronto, alzaron la vista y divisaron una caravana de ismaelitas que venían de Galaad, transportando en sus camellos una carga de goma tragacanto, bálsamo y mirra, que llevaban a Egipto. 26 Entonces Judá dijo a sus hermanos: “¿Qué ganamos asesinando a nuestro hermano y ocultando su sangre? 27 En lugar de atentar contra su vida, vendámoslo a los ismaelitas, porque él es nuestro hermano, nuestra propia carne”. Y sus hermanos estuvieron de acuerdo.

28 Pero mientras tanto, unos negociantes madianitas pasaron por allí y retiraron a José de la cisterna. Luego lo vendieron a los ismaelitas por veinte monedas de plata, y José fue llevado a Egipto. 29 Cuando Rubén volvió a la cisterna y se dio cuenta de que José había desaparecido, desgarró su ropa, 30 y regresando a donde estaban sus hermanos, dijo: “El muchacho ha desaparecido. ¿Dónde iré yo ahora?”.

31 Entonces tomaron la túnica de José, degollaron un cabrito, y empaparon la túnica con sangre. 32 Después enviaron a su padre la túnica de mangas largas, junto con este mensaje: “Hemos encontrado esto. Fíjate bien si es la túnica de tu hijo, o no”. 33 Este, al reconocerla, exclamó: “¡Es la túnica de mi hijo! Un animal salvaje lo ha devorado. ¡José ha sido presa de las fieras!”. 34 Jacob desgarró sus vestiduras, se vistió de luto y estuvo mucho tiempo de duelo por su hijo. 35 Sus hijos y sus hijas venían a consolarlo, pero él rehusaba todo consuelo, diciendo: “No. Voy a bajar enlutado a donde está mi hijo, a la morada de los muertos”. Y continuaba lamentándose.

COMENTARIO BÍBLICO

Esta historia tiene un estilo distinto al resto del libro del Génesis: José aparece presentado como un sabio al estilo de Egipto y no hay intervenciones de Dios porque el mensaje está en el relato mismo, en el que acontecimientos aparentemente nefastos llevan a una conclusión feliz. Y sin embargo a pesar de esa diferencia este relato no es independiente del resto del libro y continúa el plan divino para preparar la constitución del pueblo escogido.

El odio de sus hermanos a José parte de la predilección de su padre, quien le hace una túnica como la que llevaban los reyes (y también de los sueños de José, en los que se ve como centro de atención y que aquí hemos suprimido para no alargar el relato).

Jacob no parece darse cuenta del peligro que entraña para José ir en busca de sus hermanos.

Los hermanos llaman a José “soñador”. A causa del significado divino que los antiguos atribuían a los sueños, los hermanos de José los considerarían efectivos mientras viviera quien los había pronunciado. De ahí que busquen su muerte.

El profeta Jeremías también fue encerrado en una cisterna seca.

Los ismaelitas (descendientes de Ismael, hijo de Abraham y de la esclava Agar) eran nómadas del desierto que se dedicaban frecuentemente al transporte de mercancías desde el Oriente de Egipto. También los madianitas eran nómadas. Estaban agrupados en tribus y eran parientes de Abraham por Queturá, su mujer egipcia. Al parecer, se dedicaban al mercado de esclavos.

Rubén y Judá quieren salvar a su hermano: el primero por ser el hermano mayor y por tanto responsable de la seguridad de los más jóvenes; el segundo, porque el derramamiento de sangre reclama siempre venganza.

La túnica teñida de sangre serviría de prueba de la muerte accidental por lo que los hermanos no serían considerados responsables de ella ni de la desaparición de José.

Jacob al final del texto expresa la creencia de aquel tiempo de un eventual encuentro en la región sombría del mundo de los muertos.

COMENTARIO MISIONERO

Lo primero que hemos resaltado de este texto es la envidia, presente en las propias familias. Envidia entre hermanos, y también envidia y rivalidad entre pueblos y países: hay quienes por mantenerse en el poder hacen sufrir sin que parezca importarles. Y también y por desgracia a veces surgen rivalidades entre misioneros…

Esta envidia y división va a ir provocando que los elegidos por Dios vayan tomando el camino hacia la esclavitud. De momento José queda en manos de traficantes de esclavos y de los ismaelitas, los descendientes de Ismael, hijo de Abraham que no hereda la promesa de Dios. Podemos caer en la esclavitud por nuestra propia responsabilidad y echando en saco roto los dones de Dios.

Y sin embargo en el fondo es una historia de amor: el padre ama al hijo y envía su hijo a sus hermanos por amor, pero los hermanos buscan su muerte ¿Nos suena de algo? ¡Claro! Dios Padre que nos envía a su Hijo por amor, y ese Hijo entrega su vida hasta la muerte. También hoy Dios sigue enviando a sus misioneros como sus amados, sus predilectos ¿Nos sentimos amados de Dios para ser enviados a nuestros hermanos?

El término “soñador” lo usamos de forma despectiva, lo identificamos con alguien que está “en las nubes” alejado de la realidad. Nos parece legítimo soñar, sobre todo cuando son sueños de un mundo mejor. Cuando se sueña, por desgracia ya habrá enseguida alguien que truncará esos sueños ¡Qué distinto al mundo bíblico, donde se entendía que los sueños se hacían realidad!

Lo hermanos buscan matar al autor de los sueños para que los sueños no se cumplan. Esto nos parece muy real hoy también: interés en que los ideales y los sueños reivindicativos de una realidad mejor no salgan demasiado en los medios de comunicación para así “matarlos”.

Vivimos demasiado acomodados en nuestra realidad. Nos planteamos que hoy también hay personas metidas en cisternas (hambre, guerras, injusticias…) mientras nosotros debatimos sobre ellos sin llegar a decisiones eficaces. Al final, o no hacemos nada o ponemos parches nada más, y otros terminan decidiendo o la situación ahí queda. Resuena una pregunta: ¿dónde nos colocamos frente al hermano caído?

Pasividad, o más bien “medias tintas” de los hermanos que no quieren la muerte de José. Defienden a su hermano, por razones ajenas a ser de la misma sangre, y lo hacen de forma poco decidida, “ni fríos ni calientes” como diría el Apocalipsis. En todo caso, hay una esperanza: no todos los hermanos son iguales.

Y algo que nos parece necesario subrayar: toda esta historia es de varones, las hijas de Jacob no merecen ni nombre ni mención, salvo cuando les sucede alguna desgracia. Mundo patriarcal en el que la mujer no deja huella, salvo que sea madre y entonces deja la huella en sus hijos. Hoy en día pasa lo mismo en algunos lugares del planeta: mujeres sin reconocimiento jurídico, sin aparecer registradas en parte alguna… Con el paso del tiempo será como si no hubiesen existido, no se podrá seguir su huella.

José sale al encuentro de sus hermanos sin percibir el peligro, como los misioneros que salen de sus propias culturas al encuentro de los hermanos distantes sin prestar demasiada atención a los posibles peligros que puedan encontrar.

Jacob prefiere a José y esa predilección se nota tanto que crea repulsión en los otros hermanos. Quizá Jacob tenía que haber sido menos explícito en sus preferencias. Esa predilección pone a José en el punto de mira, y mientras está en la cisterna y sus hermanos deciden qué hacer con él otros se lo llevan. “Al caído, caerle”, o como también decimos en España: “A perro flaco todo son pulgas”. Cuando José es agredido aparecen enemigos por todas partes.

Los hijos de Jacob que han tramado su muerte “consuelan” a su padre. Falsedad y doble cara, algo que está a la orden del día. Y por otra parte en medio de esta falsedad alguien sufre de verdad. La muerte, la injusticia, el aprovecharse del otro… crean dolor y alguien, aunque sea anónimo, sufre.

Además del envío de Jesús por parte de Dios Padre, el evangelio resuena en este texto en el nombre del soñador y en cómo Dios revelaba su voluntad por medio de sueños a José, esposo de María. Y también las 20 monedas de plata pagadas por José nos recuerdan las 30 monedas pagadas por Jesús. Como las raíces de los nombres José-Jesús y Judá-Judas son similares.

martes, 9 de agosto de 2011

NOTICIAS DE SANTA CRUZ (9) - algunas fotos

Antonio con una familia

El grupo visitando enfermos

Visitando enfermos

Los cinco que han ido a Santa Cruz (Manolo, Nani, Manu, Antonio y Javier) junto con las catequistas y algunos niños dentro de la Iglesia

Celebrando la Misa en la comunidad de Chacas de Arriba en la Iglesia dedicada a San Antonio de Padua

La inditas danzando durante la Misa

NOTICIAS DE SANTA CRUZ (8)

“Bienaventurados los pobres de corazón  por que de ellos será el reino de los cielos.” 
 

Todo empezó un viernes por la tarde, cuando la delegada de misiones me comentó que yo podía ser un buen misionero. Conociéndonos de unos años de catequesis la idea me había pasado por la cabeza hace tiempo, pero jamás pensaba, que yo pudiera ir.

Me dijeron que si quería ir  podía ser posible, yo lo pensé y lo medite hablando con Dios.

Dios me dijo que lo siguiera,  me puse enteramente a su disposición para que hiciese de mí su voluntad y así empezó mi misión en México. Es lo mejor que ha pasado en mi vida , me ha fortalecido la Fé , mis hermanos indígenas  me han enseñado a vivir el día a día , con poco y a dar un amor infinito , dando todo lo que tienen   y  dando mas de lo que no tienen.

Para vivir no hacen falta tantas cosas materiales, sino amar a tus hermanos como a ti mismo y tener un corazón limpio y lleno de bondad.  Dios te da siempre el ciento por uno solo hay que dejarse llevar por que EL te regala todo el amor del mundo y toda la felicidad.

Nadie tiene culpa de donde nace, y  vive, todos ante los ojos de Dios somos iguales.

“Siendo rico se hizo pobre para que todos nos hagamos ricos con su pobreza”

Hay hermanos, hermanas y niños enfermos,  sin las necesidades básicas cubiertas, sin agua, sin baño, y muchas más carencias. Solo hay que ponerse en su circunstancia.

Hay  personas como los padres misioneros que dan la vida por ellos.

 ¡ANIMO! Solo hay que hacer como dijo Jesús  hacer comunidad y compartir.

Manuel Luque Tarifa.

NOTICIAS DE SANTA CRUZ (7)

Camino de las Misiones

El que busca encuentra.
Para todos aquellos que vais a leer este testimonio, tengo que decir que este viaje hace tiempo que empezó, pues fue una semilla que plantó el Señor en mi corazón.

Como podréis imaginar antes de empezar este viaje tuve que dar un salto de fe y lanzarme a lo desconocido con todos mis miedos personales que tuve que afrontar. Salí de mi mismo y de mis seguridades. Me arriesgué a hacer el camino, me deshice de tantas certezas, autosuficiencias y comodidades.

Puse alma y corazón, esperando el encuentro, el hallazgo, la meta, la gracia. Y supe que el camino sólo se hace al andar y andando.

Dios me llamó y yo me atreví a decir si.

Todo empezó un 12 de febrero, donde comienza una experiencia, que desde mi punto de vista marca un antes y un después en mi compromiso como cristiano. Fue en aquel día, donde conocí la vocación de una maravillosa persona llamada Rolando, una vocación que ya desde algo más joven venía llamándome la atención por aquello de ser para mi, una expresión destacable de servicio a los demás.

Gracias a este día, la posibilidad de poder formar parte de este mundo, se hizo realidad, siendo posible tener una experiencia misionera. Fue de tal agrado esa posibilidad, que sin pensarlo dije directamente que si, yo levante la mano y dije para mi, ¡que sea lo que Dios quiera!

¡Yo estoy loco! Eso es lo siguiente que se me vino a la cabeza, para que negarlo, nada más decir que si, ya dije, espérate Antonio, que esto es más serio de lo que parece, y es verdad, afrontar para mi este asunto suponía dar un paso de mucho valor y responsabilidad.

Si una cosa me han dicho muchas veces, es que el Señor siempre está ahí con tigo, siempre esta tendiéndote su mano y esperando a que tu se la cojas, y es verdad, yo puedo afirmar que esto es cierto, solo tienes que querer escucharlo, a veces te llama por un mensaje de móvil, otras por un familiar, otras por un amig@, otras en soledad o cuando lo pasas mal… pero lo que es cierto que siempre está ahí, y hay que saber estar con El.

Pues señores, si te llama, ¿que vas a hacer? Quería respuestas para mi vida y Dios puso la luz necesaria. Pues nada aquí me veo en pleno mes de junio, preparándome, pensando en la maleta, que si las vacunas, si esto si lo otro, ¡¡¡ que es que en cuestión de días me voy para Méjico!!! que es el país donde vamos a ir, concretamente a Santa Cruz que se encuentra en la Diócesis de Huejutla, en el estado de Hidalgo, donde conviviremos junto a dos comunidades indígenas situadas en la selva, viviendo junto con ellos en sus casas.


Son varias las formaciones que se han dado durante todo este año para poder realizar este viaje medio preparado (digo medio, porque hasta que yo me vea allí no se no se…), en ellas hemos estudiado todos los aspectos más necesarios para poder estar capacitados y así saber afrontar este viaje como se merece, en ellas, también hemos tenido la oportunidad de escuchar y hablar con otros misioneros como se dio en el caso de la convivencia tenida en Madrid en la casa de los misioneros Javerianos.

Digo hemos, porque no soy yo solo el que me voy, somos 5 el numero total de personas que vamos y conformamos el grupo para realizar el viaje (Manolo, Nani, Manu, Javi y yo), 5 personas que de una manera o de otras estamos bastante vinculados con la Parroquia, cada una con nuestras virtudes y nuestros defectos pero que unidos todos, junto con el Padre Rolando esperamos dar de nosotros todo lo mejor que podamos tener y lo que el Señor así quiera, pues es Él junto con nuestra comunidad quien nos envía.

Pues nada más, dar las gracias a todos los que nos habéis facilitado poder vivir esta experiencia, a la comunidad de Santa María la Mayor, a nuestro familiares, amig@s  que viven junto conmigo esta experiencia etc. …
A la vuelta ya os contaré,  indudablemente, con una información mucho más enriquecedora aprendida en este lugar que esperemos que junto con nosotros también podáis vivirla.

Rezar para que seamos capaces de transmitir la alegría, la luz y el amor, de ser testimonio y  saber darnos a los demás.

Un abrazo muy fuerte.
Antonio José Gómez Pérez

NOTICIAS DE SANTA CRUZ (6)

Vi, toqué, sentí y hable con Dios

Cuando el valor de lo sencillo, la cercanía, el cariño de la gente y los gestos de amor entre hermanos se convierten en las fuentes de vida de las personas todo cambia.

Una realidad diferente se me presento al vivir en las comunidades indígenas de Cececapa y chacas en Huejutla, estado de Hidalgo (Méjico. Conmueve  ver un sufrimiento humano tan grande, pero al mismo tiempo ves un corazón puro y lleno de amor en la gente donde Dios guarda allí su presencia. Vaya catequesis de vida las que nuestros hermanos cristianos de estos sitios me han dado. Catequesis que implica en uno mismo realizar un análisis personal en el que se encuentra los verdaderos conceptos cristianos de pobreza, riqueza, valores etc.… ¿Qué derecho tenemos a considerarnos ricos, cuando ni siquiera somos capaces de compartir y de amar? ¿Porqué catalogar de pobres cuando cada uno de ellos son capaces de dar más que cualquiera de nosotros? ¿Qué valor tiene lo material cuando se pierden los valores de la vida? Cuanto queda por aprender…

Duro, pero a la vez muy bonito se me hacia ver como cada familia me daba lo mejor de su casa para comer, aun suponiendo para ellos renunciar a muchas otras cosas e incluso a su propia alimentación. Cuando los niños en su mayoría descalzos y con poco de ropa que utilizar te esperaban preparados con flores para dártelas tan solo al despertarte, cuando te acompañaban a todos sitios donde ibas, mostrándome su amor en cada gesto y cada palabra, cuidando de ti como si de tu hermano se tratara. Cuando sientes la preocupación de cada persona por tu salud, tu estancia y tu felicidad. Cuando vez como en cada hermano ellos ven al mismo Dios y tu por ser la figura del misionero aun más. Cuando vez las lagrimas de los mayores y niños a la hora de la despedida… Resulta muy bonito ver como las manos de los “pobres” se ponen al servicio de nosotros para ayudarnos, para alegrarnos, para hacernos felices… Cuando todo esto lo descubres, es cuando  le encuentras sentido a eso de que Dios esta más cerca de ellos que de nadie.
Doy gracias a Dios por dejarme vivir todo esto, por haberme hecho su instrumento en todo este tiempo y por darme diariamente esa catequesis de la vida.

También quisiera agradecer a los misioneros Javerianos por depositar en mi esa confianza y poder brindarme esta oportunidad en mi vida, y desde aquí destacar su labor en este mundo, como yo digo, ustedes sois los verdaderos superhéroes de la vida.
Tlazcamati miac. (Muchas gracias en lengua indígena Náhuatl)

Animo a todo el mundo a que los conozcáis a estos misioneros y conviváis con ellos, siempre asumiendo la bonita responsabilidad  que ello implica.


Un abrazo Antonio.

NOTICIAS DE SANTA CRUZ (5)

DE LA DELEGADA DE MISIONES DE LA
PARROQUIA DE SANTA MARÍA LA MAYOR
EN BAENA (Córdoba)



Baena, 1 de Agosto de 2011


Como delegada de misiones de mi parroquia de Santa María La Mayor de Baena (Córdoba), no me puedo sentir más satisfecha y orgullosa de lo que Dios me ha ofrecido este año. Soy nueva en esta tarea pero cada día doy gracias al Padre, por la oportunidad que se me ha brindado a través de mi párroco Don Miguel David, como colofón del año hemos vivido una experiencia misionera, y digo hemos vivido, porque ha sido cinco personas las que han ido a evangelizar a tierras mejicanas, enviadas por esta comunidad de nuestra parroquia. Ha sido un privilegio para ellos, pero también para los que desde aquí hemos ido siguiendo sus pasos, a pesar de la poca comunicación que podíamos tener con ellos, pero si estábamos seguros de que Jesús les acompañaba en cada momento y en cada situación.


Ha sido muy afortunados de recibir de aquella comunidad mucho más de lo que ellos podía dar. Desde aquí cada día hemos estado junto a ellos desde la oración, con personas que querían compartir esa “maravillosa aventura” si se le puede llamar así.


Quiero dar las gracias encarecidamente a los Misioneros Javerianos por su entrega y generosidad en un mundo misionero donde no hay fronteras, y en especial en esta ocasión al Padre Rolando, por que sin él, nada de esto se hubiera podido llevar a cabo.


Muchas gracias en nombre de esta comunidad de Santa María la Mayor de Baena.

María de Jesús Tovar.

NOTICIAS DE SANTA CRUZ (4)

Seguimos poniendo bajo este título las contribuciones de aquellas/os que han estado de esperiencia misionera en Méjico y precisamente en Santa Cruz. Todas/os ya han vuelto en buenas salud, dando gracias a Dios.

Un saludo,
Gigi

------------------



Durante el año las parroquias de Santa María la Mayor de Baena, La Asunción de Luque y la Asúnción de Priego de Córdoba, en común acuerdo con sus párrocos y con la Delegación de Misiones de Córdoba hemos preparado una formación para la misión que terminaría para los que lo quisieran con una experiencia de un mes en las parroquias de Acoyotla y Santa Cruz de la Diócesis de Huejutla. Estas parroquias están a cargo de los Misioneros Javerianos y han acogido dos grupos de laicos españoles para vivir la experiencia. Cabe mencionar un joven de Albacete Juan Fran que en acuerdo con la Delegación de Misiones de Albacete ha podido hacer también su formación. En total se trata de ocho personas: 4 de Baena, 1 de Luque, 1 de Priego de Córdoba, 1 de Albacete y 1 de Madrid.
Ellos felices por lo que ahí han vivido nos comunican sus alegrías y desean contagiarnos del espíritu misionero que no olvida la realidad española en su tarea evangelizadora de la nueva evangelización.
Se trató de seis formaciones con alguna convivencia para crear grupo y comunidad y un mes en tierra de misión. Ahora les espera el don de trasnmitir lo recibido y la tarea de contagiar a los demás cristianos el deseo de vivir la misión como seguimiento de Cristo.
Rolando Ruiz Durán sx

La ubicación de Santa Cruz

lunes, 1 de agosto de 2011

FIN DE LA EXPERIENCIA EN ACOYOTLA

El viaje de vuelta a España ha resultado rápido y cómodo. Lo único malo es la hora de llegada, que prevista a las 6 de la mañana se ha adelantado hasta las 5,15. De hecho, con maletas y todo ya estábamos fuera de los controles y en los pasillos para salir antes de la hora prevista de llegada del avión. Menos mal que ahí nos hemos entretenido mirando horarios de autobuses y trenes para volver a nuestras casas y entonces nos ha encontrado la hermana de uno de los viajeros, que no sabíamos que iba a ir a esperarnos. Tiene mérito que viviendo en Alcobendas haya llegado a las 6 de la mañana al aeropuerto, pero por poco se queda sin vernos después del madrugón...

A las 15 horas ya estaba en Murcia. Esta ciudad parece la ciudad fantasma por las pocas personas que resisten en ella. Tras los agobios del metro de México, abarrotado hasta la exageración, se agradece pasear por una ciudad vacía.

El último día en México lo dedicamos a visitar el barrio de Xochimilco (despertó en nosotros división de opiniones) y a compras alrededor del Zócalo, la plaza central de la capital.Nuestra evaluación de la experiencia es muy positiva, sobre todo por la belleza de los paisajes (hemos hecho más de 1.300 fotos, a ver si seleccionamos unas cuantas para colgar en nuestro blog) y por los encuentros con las personas del lugar: su disponibilidad, hospitalidad y vivencia de la fe a pesar de las dificultades nos hacen crecer siempre.

El grupo que estuvo en Santa Cruz (México) ya llegó el jueves, nosotros hemos llegado hoy y dejamos ahora el relevo al grupo que va a Colombia con Mario. Mañana se encontrarán en Madrid y el martes viajarán a otra tierra muy bonita y con personas excepcionales.

Gracias por vuestras oraciones, se han notado.

Besos y abrazos y hasta cuando nos veamos.
 
Antxon

NOTICIAS DE SANTA CRUZ (3)

Yo creo que este es mi último mensaje antes de repensar todo. Al final de los casi 26 días que estuvimos en la Huasteca, nos encontramos visitando Xochimilco, La Villa de Guadalupe y Teotihucan. Lugares emblemático para México y sobre todo que conforman nuestra pequeña experiencia misionera. Ojalá y estos mensaje ayuden a todos a reavivar el espíritu de la Misión de la Iglesia. Ojalá y que nosotros nunca olvidemos que Dios nos envía a hombres y mujeres muy concretos que revisten una cultura. Aquí nos hemos dado cuenta del amor que se le tiene a la "morenita del Tepeyac", la Virgen de Guadalupe. Los indigenas la quieren muchísimo. Hasta llegan a tener dos o tres imágenes de ella en sus iglesias, lo mismo en sus altares que tienen en sus casas.

Se observa en los ojos de Nani, Javier, Antonio, Manolo y Manu mucha alegría. Están un poco cansados porque han vivido una especie de maratón. Pero con mucha alegría en sus corazones se van, al parecer, dispuestos para seguir contagiando el santo entusiasmo de la misión que Jesús nos ha encomendado. Curioso como en Baena y Luque se van viendo los frutos de tanta animación misionera. Alguno de ellos me comentó que siempre habían escuchado hablar de los misioneros y misionera, pero otra cosa es vivir algo de lo que ellos viven. Otro me comentó que desde lejos se puede hablar de pobreza pero es una cosa muy distinta cuando se sufre. En fin todas estas frases que he ido recogiendo a lo largo de la experiencia reflejan que aquí Dios no ha hablado. Ya los escucharéis vosotros mismo, pero seguro que lo que más hablará será la alegría y paz que podrán transmitir, el deseo y ardor de comprometerse más con el anuncio del Evangelio y ciertamente el cambio personal que una experienca así refleja en el que la ha vivido. Que todo esto no deje nunca de entusiarmarnos y abandonar nuestros miedos de ir al encuentro del otro y del Otro. Ya decía Juan: lo que habéis oído, lo que habéis visto, lo que habéis tocado, os lo anunciamos: Es Cristo el Señor Jesús que sigue caminando los caminos de la humanidad a través de miles de seres humanos por los que él dio su vida y por los que él nos invita a dar la nuestra.

Un abrazo sincero y hasta pronto.

p.d. Mañana miércoles 27 de julio los cinco mosqueteros regresan a Madrid y el jueves, Dios mediante, estarán en sus casas. Por mi parte voy a visitar a mi madre y regreso el día 5 a Madrid para preparar y unirme a la preparación y vivencia de las JMJ Madrid 2011.

Rolando Ruiz Durán sx

viernes, 29 de julio de 2011

Noticias de Méjico (3)

Terminamos nuestra experiencia en Acoyotla. Los últimos días fueron más tranquilos, entre otras cosas porque tuvimos que renunciar a visitar alguna comunidad ante la ausencia de coches a disposición. No nos imortó, para descansar más y hacer más vida en Acoyotla. Aprovechamos para visitar a los enfermos, y esa es siempre una de las realidades que más impresionan.
El martes por la noche dejamos Acoyotla y nos desplazamos a la capital. El viaje por la noche resultó tranquilo, dormimos unos más y otros menos (Yo entre los que más, quienes me conocen saben que de noche duermo...) y el miércoles a la mañana pudimos encontrarnos con el otro grupo de españoles que hicieron su experiencia en Santa Cruz. Comimos juntos y compartimos lo esencial de su experiencia y de la nuestra. Resultó un momento significativo. Ellos marcharon a España ese mismo miércoles y nosotros aún seguiremos en el DF hasta el sábado por la mañana. Nos alojamos en la otra casa de los javerianos en esta ciudad, una que está situada muy en el centro, lo que nos permite ir a pie para ver la plaza del Zócalo, por ejemplo. Hoy hemos dedicado el día a ver el museo de antropología y el barrio de Coyoacán y ya mañana iremos a Xochimilco y al Zócalo.

Ya no enviaré más mensajes desde México porque nuestra vuelta es inminente. Las siguientes informaciones cuando nos veamos.

Besos y abrazos.

Antxon

martes, 26 de julio de 2011

Noticias de Santa Cruz (2)

Queridos todos (Baena, Luque, Priego, Córdoba, Murcia y Madrid)
Es verdad que dentro de poco ya estaremos viviendo las JMJ Madrid 2011. Nuestra experiencia misionera en Santa Cruz prácticamente ha terminado. Esta mañana a las cinco de la mañana llegamos a Ciudad de México. Viajamos de noche y después de los últimos once días en Chacas de arriba nuestros corazones rebosan aún alegría. Espero que sigan rebosando y aún más que la contagien. La misión de Cristo es alegría que contagia. Si hubieséis podido estar aquí para ir contemplando los rostros de Nani, Manolo, Manu, Javi y Antonio. Se han transformado pero más sus corazones. El último día decían de corazón que ellos no se arrepienten para nada de la experiencia hecha. Me alegró mucho porque no quiere decir que no hayan vivido alguna incomodidad. Ciertamente les encontraréis más delgados. El calor ha estado al orden del día pero en nadie se ve ni la más mínima pizca de tristeza. Hoy me lo han demostrado, hemos ido a conocer Xochimilco (un canal de lo que queda del lago que los Aztecas utilizaban para sembrar no sólo maiz sino también flores). Después hemos ido a ver a la Guadalupana al cerro del Tepeyac para decirle gracias y que nos siga animando en la misión y aún más por tanta gente tan buena que hemos conocido y que nos han brindado tanta hospitalidad.

Ya los escucharéis más delante. Ellos están felices y son capaces de transmitir alegría. El último día se les veía incluso como tristes. Tuve que llamarles para que se viniesen porque no paraban en despedidas. La gente lloraba y ellos también se han conmovido. Es fácil de entender cuando se vive lo que hemos vivido, pero es difícil de explicar.

Puedo decir con alegría que Dios nos ha tocado el corazón porque nos hemos dejado tocar por él y hemos tentado de tocar la llaga de nuestros hermanos. La sencillez, la precariedad, la alegría, la capacidad de compartir lo que tiene... en fin... parece todo paradójico pero es evangélico. Nadie es más feliz que cuando a imitación de Cristo se da a sí mismo. Ellos han dado y se han dado ellos mismos durante un mes de experiencia de Misión. Ciertemente ninguno podrá volver a ser el mismo. Ellos han experimentado lo que decía Raúl Follereau "Naide tiene el derecho de ser feliz a solas".

En fin, así es la misión, no podemos pensar sólo en nosotros ...

Rolando Ruiz Durán sx





miércoles, 20 de julio de 2011

Noticias de Méjico (2)

Si el mensaje de la semana pasada lo mandé por la fuerte lluvia, este lo mandó mientras esperamo que arreglen la caminoneta que nos va a llevar a casa. Seguimos teninedo contratiempos con la luz y las lluvias, que continúan, a ratos fuertes. Esto hace que los caminos estén impracticables y que las caminonetas sufran más de la cuenta y digan "basta". Hemos tenido suerte (mejor dicho, providencia) al averiarse la caminoneta cerca de una población donde además teníamos conocidos, así que a pesar de los contratiempos (y de que dos comunidades se han quedado sin nuestra visita, pobres) seguimos muy contentos: los paisajes de montaña que vimos ayer son inigualables (y lo dice un vasco...).

Escribo desde una ciudad llamada Tamazunchale donde está el taller mecánico, y esperamos olver hoy a Acoyotla, de donde salimos ayer. No hemos hecho desde que llegamos ningún día entero con luz en Acoyotla. Ahora sabemos que hay (funciona el teléfono), pero seguro que cuando lleguemos se irá: los gafes somos nosotros...

Los encuentros con las personas de aquí siguen siendo enriquecedores y disfrutamos de la hospitalidad local. Ayer despedimos a uno de los misioneros javerianos que estaba en Acoyotla, un indonesio que vuelve a su país. Otro de los misioneros javeianos que está ha sido también destinado a otra comunidad de México y aunque llegará otro javeriano para suplir esta partida se van a aquedar solo dos en comunidad.

Estamos en nuestra última semana en estas tierras, si todo va bien el martes próximo viajaremos a la capital y allí estaremos tres días hasta nuestra vuelta a España.

Pudimos conocer otra misión de los misioneros javerianos por estas tierras done también hay un grupo de españoles viviendo su experiencia en misión. Comparando, nos quedamos con Acoyotla porque el paisaje es mucho más bonito.

Creo que ya el próximo mensaje será desde la capital. Besos, abrazos y hasta pronto.

Antxon

miércoles, 13 de julio de 2011

Noticias de Méjico

Hoy sí puedo conectarme a internet tras una semana por la comarca mexicana de la Huasteca. La misión en la que estamos, Acoyotla, nos recibió sin luz (y por tanto sin internet, claro) y sin teléfono porque hubo unas lluvias torrenciales antesd e nuestra llegada que además de estropear lo ya dicho han dejado los caminos en bastante mal estado. Casualidad, cuando volvió la luz teníamos programadas salidas a varias comunidades (desde Acoyotla se atienden 16 comunidades) durmiendo varios días fuera, y por fin el domingo volvimos a Acoyotla... y se fue la luz otra vez. Se ve que alguien está en el camino viendo si llegamos y nos incomunica... Ahora estoy en Huejutla, el centro de la diócesis. Fuera llueve fuerte y haciendo tiempo me conecto y cuento algo.

Estamos muy contentos (lo de la luz no deja de ser una anécdota) por la hospitalidad de las personas de esta tierra. A mí, que soy "viejo conocido" y a quienes llegan (los 3 españoles que me acompañan) nos saludan con mucha efusividad. Los misioneros tienen mucho prestigio en esta zona y nosotros lo somos.

Hemos estado ya en cuatro comunidades, con actividad para niños y para adultos y terminando con la celebración de la eucaristía. Hemos penado un poco por los caminos bastante más erosionados que otros años y eso nos ha cansado. Curiosamente, de los tres misioneros habituales en la misión, dos están de viaje en estos días, así que estamos llevando adelante el programa parroquial el otro misionero javeriano que sí está (despidiéndose por cierto, es un indonesio quye se irá a su país en una semana) y nosotros.

En los próximos 10 días visitaremos las demás comunidades que nos quedan, una o dos por día, así que no creo que pueda comunicarme hasta los últimso días, cuando ya estemos en la capital antes de volver a España.

La convivencia entre nosotros del grupo es excelente, a cada rato nos reímos por algún chiste o anécdota que nos ocurre. Que siga todo como hasta ahora...

A pesar de las abundantes lluvias, los días posteriores el tiempo h aayudado a que los campos recuperen la normalidad y el maiz, cultivo básico en esta zona, parece no haberse dañado en exceso. Las condiciones de vida siguen siendo duras, pero al menos no parece que faltará la comida.

Que vaya todo bien y hasta dentro de unos días.

Antxon

martes, 12 de julio de 2011

Noticias de Santa Cruz

Queridos todos que sois amigos de la misión en Priego, Baena, Córdoba, Madrid y Murcia
 Es la primera vez que podemos conectarnos a internet. Ya estamos casi a la mitad de esta experiencia de misión y creo que todos estamos contentos. El Señor nos esperaba aquí, hemos visto poco a poco muchos rostros de admiración, sorpresa, alegría, a veces un poco de no se qué, pero al final de cuentas la misión modela los corazones y cada uno de nosotros hemos podido tocar con las manos el amor de Dios en medio de esta gente. La llegada a la ciudad de México después de un largo viaje de muchas horas ha estado estupenda. Por la noche del día después hemos podido tomar el autobús de noche. Menos mal que habiamos estado de pie en el Museo de Antropología de la Ciudad de México y que hemos hecho casi diez kilómetros a pie por el Paseo de la Reforma. El martes hemos llegado a Santa Cruz y ya hemos podido celebrar en los Sabinos (un pueblecito) la fiesta de San Pedro y San Pablo. Habría que ver los rostros de Manolo, Manu, Nani, Antonio y Javier. Se les veía estar en otro mundo en medio de un clima nuevo. La sorpresa ha sido el tono de los primeros días. Ya ellos os contarán directamente las cosas. Los primeros días han sido de una fuerte tormenta de tipo tropical. Ya me decían que antes esto nunca los habían visto, y ya lo creo tres días de lluvía continua con fango hasta casi las narices. En Cececapa, dónde estuvimos hasta ayer por once días, las cosas han ido de maravilla. La gente encantadora que nos ha acogido para desayunar, comer y cenar en sus casas. Su hospitalidad no tiene nombre. Me evito hacer comentarios de las sorpresas de la comida. A excepción del picante todo ha estado muy bueno. Antonio se ha vuelto un comedor de "chile", eso es un buen signo para el misionero. Por las tardes había la catequesis en la capilla y después la Eucaristía. Ya podréis imaginaros las últimas que fueron la más vividas y de mayor concurrencia. En fin, no sé que decir. Os hemos recordado en medio de esta gente que son nuestros hermanos, hemos dicho que ellos son enviados por sus comunidades y que vosotros rezáis por todos nosotros (por ellos y por nosotros), Hoy estamos en Huejutla, sede del obispado de esta zona y aprovechando de un día de asueto y reposo. Hemos visto la Catedral que data de finales de 1500 y que fue una misión de padres agustinos. En medio del colorido de los trajes típicos mexicanos, de los olores de la comida típica y del saber que Dios nos encuentra en nuestros caminos. Mañana si Dios quiere iremos a Pizoatl el Jobo, comunidad de la familia de Sor Leticia, dominica del convento Madre de Dios en Baena, celebraremos la Misa y de ahí volveremos a Santa Cruz para hacer la segunda parte de nuestra experiencia misionera. Será en la Chacas, ahí se habla más Nahuatl, por cierto, la mayoría a podido aprender el Padre Nuestro en Nahuatl y algún canto. por cierto el padrenuestro se reza así: Tota cati ti iizto ne ilhuicat....

 Que Dios os acompañe y gracias por vuestras oraciones, apoyo y demás. Si puedo os envío algunas fotos.

He escrito muy rápido sin hilación de ideas pero queriendo comunicar nuestra alegría.
Rolando Ruiz Durán sx


martes, 5 de julio de 2011

Verano en Méjico (1)

Noticias de Méjico
Tras un largo y plácido viaje ya estamos en la capital de México. Llegamos con puntualidad y sin contratiempos. La capital nos recibió con lluvia, que paró cuando bajamos del taxi al llegar a nuestra casa y reemprendió cinco minutos después cuando ya estábamos a cubierto.
En la comunidad de los estudiantes de teología donde nos alojamos hay pocas personas porque también aquí son vacaciones, pero eso no impide que quienes están nos hayan recibido muy bien.
Hoy tenemos previsto, si el cambio de horario no nos afecta demasiado, ir a ver las pirámides de Teotihuacan y por la tarde la basílica de la Guadalupana. Es sin duda una buena introducción para comprender la cultura y la religiosidad indígena.
Las lluvias de días pasados en México han provocado algunas inundaciones e incluso muertes. Parece que de todas formas la carretera que va hacia la misión donde estaremos está despejada, así que tenemos programado viajar a la misión mañana lunes.
Un abrazo y hasta otra.

Antxon

lunes, 27 de junio de 2011

LECTURA MISIONERA DE LA BIBLIA: JACOB

EL SUEÑO DE JACOB (Génesis 28,10-22)

Jacob partió de Berseba y se dirigió hacia Jarán. De pronto llegó a un lugar y se detuvo en él para pasar la noche, porque ya se había puesto el sol. Tomó una de las piedras del lugar, se la puso como almohada y se acostó allí. Entonces tuvo un sueño: vio una escalinata que estaba apoyada sobre la tierra, y cuyo extremo superior tocaba el cielo. Por ella subían y bajaban ángeles de Dios. Y el Señor, de pie junto a él, le decía: “Yo soy el Señor, el Dios de Abraham, tu padre, y el Dios de Isaac. A ti y a tu descendencia les daré la tierra donde estás acostado. Tu descendencia será numerosa como el polvo de la tierra; te extenderás hacia el este y el oeste, el norte y el sur; y por ti y tu descendencia, se bendecirán todas las familias de la tierra. Yo estoy contigo: te protegeré dondequiera que vayas, y te haré volver a esta tierra. No te abandonaré hasta haber cumplido todo lo que te prometo”.

Jacob se despertó de su sueño y exclamó: “¡Verdaderamente el Señor está en este lugar, y yo no lo sabía!”. Y lleno de temor, añadió: “¡Qué temible es este lugar! Es nada menos que la casa de Dios y la puerta del cielo”. A la madrugada del día siguiente, Jacob tomó la piedra que le había servido de almohada, la erigió como piedra conmemorativa, y derramó aceite sobre ella. Y a ese lugar, que antes se llamaba Luz, lo llamó Betel, que significa “Casa de Dios”. Luego Jacob hizo este voto: “Si Dios me acompaña y me protege durante el viaje que estoy realizando, si me da pan para comer y ropa para vestirme, y si puedo regresar sano y salvo a la casa de mi padre, el Señor será mi Dios. Y esta piedra conmemorativa que acabo de erigir, será la casa de Dios. Además, le pagaré el diezmo de todo lo que me dé”.

COMENTARIO BÍBLICO

Parece que en este texto se mezclan dos tradiciones distintas. Ambas están vinculadas a la historia de Betel, santuario cananeo del segundo milenio donde se cree que se daba culto al dios Betel. Tras la conquista pasó a ser santuario israelita.

En su contexto actual, el pasaje presenta una confirmación divina de la bendición concedida por Isaac a Jacob (recuérdese el engaño en el momento de la bendición que él quería conceder a Esaú). Aquí se presenta el objetivo universal del plan divino, plan grandioso en el que la protección personal de Dios a favor del patriarca es únicamente fruto de la promesa.

Las teofanías acontecen frecuentemente por la noche y sin manifestación directa de Dios, según una de las tradiciones. La escalera, ¿puede ser una imagen influida por los templos escalonados de Babilonia? En todo caso, la escalera, junto con los mensajeros que bajan y suben significa el continuo contacto de Dios con Israel.

La presencia directa de Dios revela la utilización de la otra tradición. Es el Dios de los patriarcas, sobre todo de Abraham, y ya no es el dios del santuario pagano. El Dios de los patriarcas individuales no está limitado espacialmente en su poder.

Las dos primeras partes de la promesa renuevan las promesas de la tierra y de una gran posteridad, y tienen gran parecido con la primera formulación de la promesa a Abraham. La parte final de la promesa va dirigida personalmente a Jacob, pero con vistas más amplias.

Las acciones de Jacob tras el sueño tienen significado cultual. La piedra es una estela empleada también por los cananeos para indicar la presencia de la divinidad. La prohibición posterior del empleo de piedras en Israel se explica por la facilidad con que se adherían a ellas las ideas paganas. La unción con aceite era un acto de consagración. Y las acciones de Jacob terminan con un voto.

LUCHA DE JACOB CON DIOS (Génesis 32,23-33)

Aquella noche, Jacob se levantó, tomó a sus dos mujeres, a sus dos sirvientas y a sus once hijos, y cruzó el vado de Iaboc. Después que los hizo cruzar el torrente, pasó también todas sus posesiones.

Entonces se quedó solo, y un hombre luchó con él hasta rayar el alba. Al ver que no podía dominar a Jacob, lo golpeó en la articulación del fémur, y el fémur de Jacob se dislocó mientras luchaban. Luego dijo: “Déjame partir, porque ya está amaneciendo”. Pero Jacob replicó: “No te soltaré si antes no me bendices”. El otro le preguntó: “¿Cómo te llamas?”, “Jacob”, respondió. Él añadió: “En adelante no te llamarás Jacob, sino Israel, porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido”. Jacob le rogó: “Por favor, dime tu nombre”. Pero él respondió: “¿Cómo te atreves a preguntar mi nombre?”. Y allí mismo lo bendijo.

Jacob llamó a aquel lugar con el nombre de Penuel, porque dijo: “He visto a Dios cara a cara, y he salido con vida”. Mientras atravesaba Penuel, el sol comenzó a brillar, y Jacob iba renqueando del muslo. Por eso los israelitas no comen hasta el presente el nervio ciático que está en la articulación del fémur, porque Jacob fue tocado en la articulación del fémur, en el nervio ciático.

COMENTARIO BÍBLICO

Aunque hay duplicaciones parece que se trata de un único relato que se ha ido alterando por su larga prehistoria y ha incluido adiciones como la del muslo de Jacob.

La lucha de seres divinos con personas de noche, al lado de ríos (las palabras “luchar” y “río” se parecen en hebreo) y revelando algo de su ser es un tema común del folklore antiguo. Quizá el relato original servía para explicar el nombre del lugar, Penuel, que significa “rostro de Dios” (no se podía ver a Dios sin morir), pero en la época patriarcal se pone el acento en la lucha de Jacob con Dios y el consiguiente cambio de nombre, que conlleva un cambio de misión en la vida (el nombre revela la naturaleza o misión de su portador). Si el sueño de Betel había dado sentido a la estancia de Jacob en esa tierra, esta nueva teofanía dará sentido a su vida futura: ahora es el Israel que asume una misión divina, padre del pueblo elegido y objeto especial de la protección de Dios.

El incidente del toque en la articulación del muslo parece una adición posterior, pero se ha mantenido para no hacer creer que Jacob logra una victoria completa sobre Dios. La prohibición alimentaria derivada de este hecho es muy antigua y en la época del relato era un tabú alimentario que Israel ya no observaba.

Aunque no se indica quién lucha con Jacob ni dice su nombre (así mantiene su carácter misterioso), él sí sabe quien es y por eso pide la bendición.

El pueblo de Israel va a recordar constantemente su propia lucha con Dios a la vez que su misión como pueblo de Dios en el plan de la historia de la salvación.

COMENTARIO MISIONERO

A veces Dios se deja encontrar y nos sale al encuentro cuando quiere, y otras la relación con Él es de lucha, de oscuridad.

El recuerdo de los lugares en los que hemos vivido y de las personas que hemos encontrado no es neutro, se carga de las experiencias de nuestra vida, ya sean buenas o malas. En el caso de Jacob, una teofanía en un sueño hace que para él hasta el lugar donde ha tenido ese sueño se llene de la presencia de Dios y necesite manifestar ahí ese carácter sagrado. Escaleras, menhires, pirámides, torres… intentos todos de escalar hacia el cielo como lugar donde reside la divinidad, pero todos ellos bien asentados en la tierra porque son expresión nuestra. En las culturas antiguas el mundo de lo no visible no se reducía al cielo, sino que también tenía enorme importancia el inframundo, lo que queda por debajo del suelo.

Una visión parecida, de los ángeles subiendo y bajando y el cielo abierto también la va a mencionar Jesús en el evangelio (Juan 1,51) y ya sin ángeles ni escalera va a ser evidente para Esteban poco antes de su martirio (Hechos 7,56).

Importancia del nombre de una persona, que en nuestro mundo occidental hemos atenuado o perdido. Ponemos los nombres porque suenan bien o por tradición familiar, y ya no tanto por lo que signifiquen. Una frase: “cuando alguien me quiere y me llama, mi nombre está seguro en su boca.”

Dios ratifica la promesa de la alianza con Jacob, a pesar de que había recibido él la bendición de su padre por estratagemas puramente humanas

¡Qué suerte la de Jacob! Dios se le manifiesta en el sueño. Así todo parece fácil y entusiasmante. Pero, ¿es real o es simplemente una ilusión? Curiosamente, Jacob se expresa con condicionales cuando recibe esa promesa de Dios, como si no se creyese del todo su destinatario ¿Es por dudas o por miedo? En realidad, ante las promesas de Dios a todos nos pasa: dudamos, no parecemos convencidos… Jacob incluso parece dudar de con quién está cuando lucha con Dios: por si acaso, identifícate y dime tu nombre. O quizá, aunque ya sabe quien es, necesita que Él mismo se lo diga.

Esas dudas también pueden valer ante el voto que Jacob expresa. Nuestros votos y promesas, ¿qué validez tienen? Cuántas veces nuestras promesas después de poco tiempo ya no tienen valor porque las hemos olvidado, porque en ese momento de entusiasmo hemos prometido más de lo que nuestras fuerzas son capaces de afrontar, porque hemos tomado otros caminos alejados de Dios.

El sueño, donde todo parece tan fácil, se combina con la lucha, que nos resulta más cercana como experiencia de Dios. Vivimos continuas luchas con Él, con nosotros mismos y con las demás personas con las que nos relacionamos cada día, muchas veces sin ver nada claro.

Subrayamos el valor de lo cotidiano, del día a día y de las decisiones que ahí vamos forjando como “entrenamiento” para las grandes decisiones y nuestra respuesta ante las grandes causas.

En la vida necesitamos sentirnos bendecidos por Dios. Esa bendición Dios la manifiesta a través de mediaciones: personas o acontecimientos. Personas que se sienten heridas encuentran paz cuando en un acto litúrgico o sacramental reciben expresamente la bendición de Dios.